Imagen de uno de los ensayos del musical. BC
¡luces, telón...!
La actividad en el escenario es frenética. Varias personas adultas faenan con los decorados construyendo un mundo imaginario, mientras un montón de adolescentes acarrean los materiales desde las furgonetas aparcadas a la puerta del teatro. -¡Mueve la 14 a la izquierda! se oyen voces desde la mesa de mezclas situada al fondo del patio de butacas. Dan indicaciones a un técnico temerario vestido de negro y subido en lo más alto de una escalera interminable. Parece flotar en el aire. En un abrir y cerrar de ojos, o por lo menos eso recuerdo, el ruido ha cesado, el escenario está vacío y a oscuras y sólo puedo oír desde mi butaca la voz de la directora de la función que ordena, hablando al vacío, la apertura del telón. La vida ordinaria y cotidiana se congela durante las casi dos horas y media que dura el espectáculo y sólo existe el mundo mágico que se crea en el escenario detrás de la tela negra: más de cien jóvenes actuando y bailando al ritmo de la pegadiza música que domina el ambiente. “
Imagen de uno de los ensayos del musical. BC

Imagen de uno de los ensayos del musical. BC

Howard Gardner, profesor de psicología de Harvard, formuló hace ya más de 30 años su famosa teoría de las inteligencias múltiples. Teoría que afirma que el ser humano, más allá de su capacidad para realizar operaciones matemáticas complejas posee otras “inteligencias” que resultan igual o más importantes que la lógico-matemática para tener éxito en la vida.

De esta forma Albert Einstein, poseedor de una gran capacidad para las matemáticas y el pensamiento abstracto, no sería más inteligente que el bailarín Joaquín Cortés  o la escritora Espido Freire. Sino que habría desarrollado más una inteligencia diferente: la inteligencia lógico- matemática, en lugar de la inteligencia corporal y cinestésica o la lingüística.

 

inteligencias múltiples Pincha en la imagen para ver la infografía completa

Esta teoría ampliamente aceptada en la actualidad, se ha puesto en marcha en diversos programas dentro de los centros educativos de todo el mundo con el objetivo de proporcionar al alumnado una formación lo más completa posible potenciando en cada uno las diferentes inteligencias que posee.

A pesar del éxito de esta teoría los test de inteligencia que se realizan a niños y jóvenes en la mayoría de centros educativos del mundo, siguen basándose en una prueba diseñada en el año 1900 y que fundamentalmente mide la inteligencia lógico-matemática.

En el espectáculo High School Musical la teoría de Gardner está presente desde el minuto uno del espectáculo cuando el jugador de baloncesto Troy Boltón tiene que salir de su zona de confort y utilizar su inteligencia musical para participar por azar en un karaoke en sus vacaciones navideñas.

Otro tanto ocurre con la protagonista femenina, Gabriella , que, encasillada en su rol de “empollona”, huye de las relaciones sociales enfrascándose en la lectura. Hasta que se ve en la tesitura de cantar junto a un desconocido, Troy, en la fiesta de fin de año.

 

que son de importancia en un contexto cultural o en una comunidad determinada.

La historia, hay que admitirlo, no es muy compleja y se basa sobre todo en la atracción que sienten sus dos protagonistas adolescentes: chica conoce a chico, se enamoran, se enfadan y al final se reconcilian y se quedan juntos…

La obra original tuvo un gran éxito entre público adolescente en su estreno hace ya diez años. Y llega a ese adolescente que todos llevamos dentro primando, sobre todo un potente mensaje emocional.

Pero buceando un poco en la historia y poniéndose las gafas de Gardner, podemos reconocer claramente un mensaje que reivindica la diversidad de inteligencias y su necesidad.

Y anima a que los personajes se liberen de las ataduras que produce encasillarse en un rol y un tipo de inteligencia, y se completen a sí mismos indagando las posibilidades que les ofrecen las otras inteligencias.

Los protagonistas del musical, Troy y Grabriela, tienen que enfrentarse a la presión de grupo de sus amigos para, movidos por el amor, extender sus capacidades a áreas hasta ese momento prohibidas o por lo menos ocultas. Así el deportista-cantante y la cerebrito- bailarina comienzan a descubrir todo un mundo paralelo para sus propios “yoes”.

Y esta acción que ocurre sobre el escenario no es más que un reflejo del mundo real, ya que los actores experimentan en sí mismos la riqueza de desarrollar las diferentes inteligencias descritas por Gardner.

Cómo Milen, que combina dotes interpretativas y circenses con su capacidad para diseñar y transformar con sus propias manos los diseños en madera que dibuja previamente en su libreta. Una combinación de inteligencias viso- espacial y cinestésica dignas de admiración.

Como Carmen, que además de desarrolla su inteligencia lógico-matemática estudiando Ciencias Químicas, demuestra una increíble capacidad de expresión coordinando su cuerpo al ritmo de la música: inteligencia cinestésica, que diría el profesor de Harvard.

O como Rubén, que despliega su inteligencia musical acariciando con sus dedos un piano y al rato siguiente interpreta un difícil personaje que se mueve como un péndulo entre el histrionismo y la ternura.

Hay que reconocerles el enorme valor de lo que están construyendo. A ellos y al equipo de educadores y familiares coordinados muy inteligentemente por Inma Cuesta, que dedican su tiempo libre para sacar adelante este proyecto educativo. Y  se atreven a soñar a lo grande  marcándose retos que producen un vértigo digno de un funambulista sin red.

Este es el décimo espectáculo que ponen en escena y cada año se superan a sí mismos demostrando que saben coordinar y poner en valor todas estas inteligencias.

Valor para, cómo proclama el libreto en la voz de sus protagonistas, enfrentarse a los convencionalismos y salirse del rol que a cada uno le encorseta. Como Ismael, que salta desde el parkour y las batallas de rap a un musical repleto de escenas y canciones “ñoñas”  persiguiendo su sueño y descolocando a sus compañeros traceurs

O Lara, que compagina sus estudios de historia, en los que tiene que hacer uso de inteligencias muy diferentes a las que utiliza cuando interpreta tan bien el divertido personaje de la profesora Darbus

Son cientos de historias, hasta 104 exactamente, de unos jóvenes que sobre todo seducen y atrapan al espectador con su energía y pasión por lo que hacen. En unos tiempos en los que desafortunadamente parece que sólo oímos hablar de la generación “ni ni” en este ambiente de desmotivación generalizado que parece envolvernos.

Y aunque reconozco que en un principio tenía mis recelos ante la famosa producción de Disney, de la que no esperaba ningún mensaje interesante. He podido disfrutar de un espectáculo que rebosa vitalidad e ilusión por los cuatro costados y además ver una representación práctica de la teoría de Gardner sobre el escenario.

Para poder desarrollar plenamente este proyecto los participantes tienen que utilizar las inteligencias intrapersonal e interpersonal que describe Gardner.  Ya que hace falta autocontrol y consciencia de si mismo para llevar sanamente la disciplina necesaria para el exigente ritmo de ensayos. E interpersonal pues en un proyecto con tantos participantes es imprescindible estar dispuesto a  practicar esta inteligencia para que el proyecto llegue a buen puerto.

Estas y estos Inteligentes jóvenes suben cada tarde al escenario para demostrar que existe otra realidad llena de trabajo, esfuerzo, ilusión y disfrute, mucho disfrute. Una invitación a gozar de la vida bailando y cantando y perseguir nuestros sueños.

Por todo esto y otras razones que seguro que descubres tú, no puedes perderte este musical.

Estos son los teatros y fechas en las que se representa. ¡Date prisa que las entradas se acaban!:

Musical HSM Actuaciones

Nota: H. Gardner también describió la Inteligencia naturalista y la existencial en sendas revisiones de su teoría inicial, esas seguramente están presentes, pero que cada uno las identifique por su cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *